Urgen mejores prácticas de buzos en Los Arcos de Mismaloya

  • El estudio recomienda tener una mejor conciencia del medio marino para que los impactos sean mínimos, y seguir disfrutando de los beneficios del buceo.

Con el propósito de evaluar el impacto que genera la actividad subacuática en Los Arcos de Mismaloya, investigadores del Centro Universitario de la Costa, de la Universidad de Guadalajara, participaron en el estudio de investigación, “Impactos del buceo recreativo en un área natural protegida de Puerto Vallarta, Jalisco”, revelando que es necesario modificar las prácticas de buceo en esa zona.

La Maestra en Ciencias Natalia Balzaretti, actualmente estudiante del Doctorado en Ciencias para el Desarrollo, la Sustentabilidad y el Turismo (inscrito en el PNPC del CONACYT), del CUCosta es la autora del estudio de investigación, que fue publicado este mes en la revista científica suiza Sustainability, enfocada en cuestiones sobre la sustentabilidad de las actividades humanas.

La Mtra. Natalia Balzaretti señaló que el estudio muestra el alto impacto en el fondo marino, con la presencia de buzos en Los Arcos de Mismaloya.

“Encontramos alrededor de 9 mil impactos, por 101 buzos observados en un día; cifra muy alta en comparación con otros trabajos científicos”.

Entre las conclusiones de este estudio, se identifica que este impacto obedece a la falta de capacitación del guía del buceo, por lo que no ofrece las indicaciones pertinentes al grupo de buceo, ya que es un ejemplo a seguir durante las inmersiones. “Lo indicado es que se realice un plan de manejo en la actividad subacuática”, comentó.

Asimismo, se realizó un sendero interpretativo virtual con 60 buzos, a fin de realizar las buenas prácticas al momento de bucear en el área.

La Mtra. Natalia Balzaretti destacó que dicho estudio lo realizó como parte de su Maestría entre 2017 y 2019, para conocer las buenas prácticas de los buzos en una zona icónica de Puerto Vallarta.

Los Arcos de Mismaloya han sufrido en los últimos años una presión mayor por los prestadores de servicios que ofrecen buceos, tras el ordenamiento que existe en Las Islas Marietas. De la importancia de evaluar lo que sucedía en este lugar.

“En un principio creíamos que no habría impacto por la actividad del buceo, ya que se conoce más por cuestiones turísticas, que por un impacto fuerte al medio ambiente. Y si es posible generar menor impacto en la zona, si se tienen mejores prácticas, de guías y buzos que visitan los sitios de buceo, para que haya mejores condiciones de conservación y belleza; y hacer un estudio de capacidad de carga, y conocer cuántos buzos pueden acudir por día”.

La investigadora del CUCosta Natalia Balzaretti reconoció que el área donde se realizan los buceos se aprecia que los corales blandos están sufriendo un estrés, ya que al paso de los buzos, los tocan y rompen con las aletas o con las manos y agarran animales en el mar de manera intencional o no.

Cabe mencionar que este estudio de investigación no consideró el tema de la contaminación o cambio climático. Sin embargo, sí concluyó cómo cada actividad o acción que haga el ser humano, tiene consecuencias, y comenzar evaluarlas o medirlas, para entonces tener un control más óptimo de la zona”, agregó.

 

Investigadores del CUC opinan de este estudio

 

La Dra. Myrna Bravo, directora de la tesis, es investigadora del Centro Universitario de la Costa, y forma parte del Cuerpo Académico Análisis Regional y Turismo, agregó que de los casi cien buzos estudiados, la mayoría tuvo un número muy alto de contactos, donde el levantamiento de sedimento del fondo fue el más frecuente, al no controlar su flotabilidad en el agua.

La Dra. Rosa María Chávez Dagostino, también autora e investigadora del Centro Universitario de la Costa y del mismo Cuerpo Académico, añadió que el estudio permitió destacar que hay una relación directa entre el comportamiento del buzo guía y los buzos que son llevados por ese guía, ya que si el número de contactos hacia el fondo marino del buzo líder es alto, el de los buzos también lo es.

Por su parte, el Dr. Pedro Medina, también autor del trabajo e investigador del Centro Universitario de la Costa, es profesor de la materia Técnicas subacuáticas, en la cual estudiantes de Biología de la Universidad de Guadalajara, tienen la oportunidad de obtener la certificación de buceo, como parte de sus créditos universitarios, y que les permite aprender habilidades que podrán utilizar para desarrollar sus estudios marinos de manera segura.

La Universidad de Guadalajara es una de las pocas universidades en México que tiene la opción para certificar buzos como parte de los estudios de Biología. El artículo completo puede consultarse libremente en: https://doi.org/10.3390/su13116249

 

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2021.
Shortlink: https://ndlb.red/9g5

Comentarios

Translate to