La flaca caballada

Estamos a días e las elecciones intermedias para el sexenio de López Obrador y salvo las eternas descalificaciones de que es objeto el mandatario, criticado por cómo se viste, como se peina, como habla, que si dijo, que si no dijo, la oposición va navegando aguas revueltas sin discurso, ni propuesta, desarticulada y carente de mensaje ponchador.

Todo parece indicar que AMLO y sus aliados volverán a tener carro completo, saldo muy contadas excepciones.

Bueno, hasta los malos le salen buenos (decía una tamalera de mi pueblo cuando se quejaba de otra tamalera venida de Oaxaca que le comió todo el mercado).

El que tiene el poder escoge con quien pelear

AMLO es un estratega natura para los menesteres de la política.

Desde un principio, estableció la mañanera para ir dictando la agenda política y lo hace con tal vertiginosidad, que a los dos o tres días de aparecer un tema ya parece viejo o choteado, porque entre sus ocurrencias, los temas humo que ventila para distraer y los asuntos relevantes, va escogiendo lo que le acomoda o lo que no le incomoda abordar, que para el caso no es lo mismo, pero es igual.

Como un viejo zorro, eligió desde el principio a sus contrapartes, teniendo especial cuidado de que estos no fueran ni los partidos políticos, ni los políticos.

¿Con quien discute? ¿Con quién pelea?

Con los medios de comunicación, con intelectuales, con los periodistas y empresarios.

Y como ninguno de ellos tiene partido político que represente a su respectivo gremio, navega por aguas mansas, mientras los políticos, carentes de legitimidad, mientras los partidos políticos secuestrados por rapaces minorías burocráticas siguen pasmados.

Se quedaron sin discurso

La oposición que enfrenta AMLO está ponchada, sin discurso, sin propuesta, despreciada por una sociedad a la que hartaron con su cinismo, corrupción y por el abandono a las causas de la gente.

30 millones de votos en contra de lo que son o representan son una lección aterradora, espeluznante, de la que muy difícil se podrán levantar.

Fragilidad total

¿Quién de los políticos que nadan en la brega resiste una mediana esculcada de la Unidad de inteligencia financiera?

Ninguno o muy pocos, eso lo saben los políticos y lo sabe el presidente.

Nuestros políticos han amasado fortunas en base al cuchupos, a las dádivas, a los moches y a todo tipo de prebendas resultantes de obscuros y corruptos arreglos en el mejor de los casos con el sector empresarial, en el peor y por desgracia el cada vez más constante; con el crimen organizado.

No es de extrañar entonces que Morena y sus aliados tengan un escenario francamente favorable para el proceso electoral que se avecina.

Falta poco y lo veremos.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2021.
Etiquetas:
Shortlink: https://ndlb.red/8rh

Comentarios

Translate to