Falla Oromapas en Bahía de Banderas

Aunque la población de Bahía de Banderas ha insistido ante los tres órdenes de gobierno que el principal problema que se padece en el municipio es el de la inseguridad pública y la creciente delincuencia, también existen otros temas urbanos que frecuentemente dan de qué hablar porque atentan contra la salud, la educación, la convivencia, la movilidad, el empleo, la economía y la tranquilidad de las familias aquí asentadas.

Así, en estos días ha resurgido el tema de los derramamientos de aguas negras y la mala calidad del agua «potable» que consumen los bahiabanderenses. Concretamente, hay dos casos que en redes sociales llamaron mucho la atención y se volvieron virales.

Uno es el de los análisis que realizaron vecinos del fraccionamiento Haciendas de San Vicente en los que un laboratorio les dio a conocer que el agua «potable» del pozo que los abastece tiene heces fecales, por lo que se deduce que el Organismo Operador Municipal de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Oromapas), que dirige el ingeniero Merced Venegas, no está cumpliendo con su tarea de cloración y pone en riesgo la salud de las personas de ese asentamiento urbano que hace años presumía tener la mejor agua potable del valle de Banderas.

En las redes sociales, uno de los vecinos de Hacienda de San Vicente escribió
“Buenos días.. Buscamos solución para el agua potable del Fraccionamiento Haciendas de San Vicente, desde hace unos años, no dias, años.. Se firmo un escrito donde Oromapas se comprometía a tratar el agua potable de nuestro Fraccionamiento, el cual sigue en las mismas condiciones. Entre todos los Vecinos realizamos un análisis al agua y no salió bien los resultados. Solo exigimos que el agua que ESTAMOS PAGANDO» sea clorificada correctamente, ya que hay muy seguido enfermedades del estomago y garganta.”

Y junto con la petición se anexa una copia de los resultados del laboratorio.

El otro caso, también muy serio, es el de un video que circulan en redes sociales del Facebook, donde se observa una laguna de aguas negras derramadas del cárcamo ubicado a un costado del arroyo del Indio y pegado a la playa de Bucerías, exactamente donde inician (o terminan) las millonarias obras de mejoramiento urbano que realiza el gobierno federal que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, mismas que no lucirán si el Oromapas sigue echando aguas negras al cauce que hace apenas dos días fue visitado por el gobernador Antonio Echevarría García, el alcalde Jaime Alonso Cuevas Tello y la diputada federal Carmina Regalado, y que los medios de comunicación mostraron como una gran inversión que beneficiará directamente a 13 mil personas que viven en este importante poblado y que será un atractivo paseo peatonal, sin embargo, la obra estará incompleta si no contempla la solución al grave problema de salud que representa el constante derramamiento de esas aguas negras, lo que ocurre constantemente desde hace dos décadas, cuando Bucerías era un caserío que apenas tenía 3 mil habitantes.

Así las cosas, es de desearse que el presidente municipal le ordene a Merced Venegas que deje la hamaca y ya se ponga a trabajar en estos problemas.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2020.
Shortlink: https://ndlb.red/6my

Comentarios

Translate to