Ya es hora que ZOFEMAT ponga orden en las playas de Bahía de Banderas

  •  Grupos de facciosos y facinerosos, mantienen en zozobra a comerciantes, restauranteros y palaperos, en prácticamente toda la zona turística de playas en Nuevo Nayarit, Bucerías, Sayulita, San Pancho y Lo de Marcos

Ahora que el Gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero y el Fiscal Petronilo Díaz Ponce Abundis, están demostrando que realmente están combatiendo la corrupción y las irregularidades detectadas, de todos aquellos que hacen negocios al amparo del poder, pasando por encima de los derechos de los ciudadanos, que sí se conducen dentro del marco normativo con empresas legalmente establecidas y que sí pagan impuestos, sería bueno que instruyeran a la ZOFEMAT, para que ponga orden en las zonas federales de playa en Bahía de Banderas.

Y es que grupos de facciosos y facinerosos, mantienen en zozobra a comerciantes, restauranteros y palaperos, en prácticamente toda la zona turística de playas de Nuevo Nayarit, Bucerías, Sayulita, San Pancho y Lo de Marcos, en donde prácticamente se han apropiado de las playas, estableciéndose sin ningún permiso o concesión, poniendo particularmente sombrillas, mesas y sillas, que rentan hasta en cantidades que van desde los 400 hasta los mil pesos.

Estos “negocios” de “sombra” llegan a ponerse desde las 8 de la mañana hasta las 9 de la noche, afectando el espacio para los turistas que cuando llegan las familias, tienen que acomodarse atrás o casi en el agua pues estas personas no dejan, además de intimidar a quienes se atrevan a protestar, ya que aseguran ser miembros de grupos de la delincuencia organizada.

Poco a poco quedaron invadidas la inmensa mayoría de las playas, desplazando a vendedores de artesanías y masajistas, a quienes les cobran “derecho de piso o plaza”, muchos de ellos han decidido quitarse o dejar de vender para evitarse problemas, igualmente los restauranteros ven con desánimo la presencia de estos grupos, porque están perjudicando sus inversiones y encareciendo la prestación de los servicios, ya que quienes por terror se someten a sus exigencias, tienen que elevar los costos de sus productos, porque las cantidades que les piden van entre desde los mil a los 3 mil pesos por semana.

La gente tiene temor a denunciar, pero hay quienes sí están dispuestos a exponer este asunto ante las autoridades, con la secrecía debida, ya que la amenaza es latente la amenaza de atentar contra ellos y sus familias, pero además alejan las inversiones y la apertura de nuevos negocios, ya que estos sujetos están constituidos en verdaderas “mafias”, que tienen su propio sistema tributario, sin que la autoridad se de cuenta y los encargados de la ZOFEMAT en Nayarit hagan oídos sordos a este palmario problema.

Hay que sumarle también, que prácticamente todas las ventanas al mar, que hace algunos años tuvieron funcionalidad, con baños y regaderas, igualmente son usufructuarios por estos grupos, cobrando la entrada a los inodoros hasta en 20 pesos por persona, cuando ni siquiera les dan mantenimiento, caber recordar que en un tiempo estuvieron a cargo del municipio, pero fueron abandonados en tiempos de José Gómez y en teoría, por lo tanto deben ser administrados por el FIBBA o concesionados a vendedores o restauranteros de playa que si les brinden mantenimiento y den un servicio de calidad.

Lo cierto, es que así como en San Blas, Matanchén y Las Islitas se montó un operativo de vigilancia con la presencia de la Guardia Nacional y elementos de la Fiscalía, ya es hora que la autoridad y la ZOFEMAT pongan orden en las playas de Bahía de Banderas. Va. Seguiremos.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2022.
Shortlink: https://ndlb.red/bp4

Comentarios

Translate to