Jornada electoral Jun 6 2021

La Participación
De resultar cierta la estimación en la participación electoral igual o superior al 50% del electorado, será un triunfo para la sociedad mexicana que, venciendo la apatía; acude a su cita cívica a poner de manifiesto sus acuerdos, desacuerdos y preferencias electorales.

La deuda
Tristemente, una gran participación ante una oferta electoral pírrica, carente de mensaje, llena de absurdos, violencia política y cinismo de los actores políticos.
El mensaje es claro: los ciudadanos estamos haciendo lo que nos corresponde en los términos de lo que nuestra frágil democracia nos demanda.
No así los políticos, ni los partidos ni bien del todo las instituciones encargadas del arbitraje y la regulación electoral.

¿Esperanza o desesperanza?
Para México no hay otro camino que el de la esperanza. Nuestro país no puede caer en la inacción, ni en el desaliento.
Ha sido de tal magnitud la crisis que hemos enfrentado a raíz de la crisis económica, de los terribles estragos de la pandemia, que no ha ya camino hacia abajo ni para atrás.
Así, vemos con optimismo que en el primer trimestre de 2021 México recibió más de 11 mil millones de dólares en inversión extranjera directa.
El mercado cambiario creció casi un 12% respecto de 2019, lo cual nos dice que más empresas y más personas están haciendo negocios con el mercado internacional desde México.
El dato vergonzoso, pero útil; es el de las remesas que  los migrantes mandan a México, que también siguen creciendo.
El Mercado Interno también se encuentra en un proceso franco de repunte, se prevé que pudiera alcanzar un crecimiento de entre el 5 y el 7 por ciento.

¿Los ciudadanos ganamos o perdemos?
Con este nivel de participación, ganamos, pues se acota e impide la posibilidad de los fraudes electorales.
Ganamos porque a los partidos políticos, a sus burocracias y a los políticos les va quedando claro que es lo que sí y qué es lo que no quiere el pueblo al que se gobierna.

El escenario que viene

Lo que sigue, luego de que los partidos y sus candidatos se declaran irresponsablemente vencedores sin esperar a que las autoridades correspondientes digan los resultados, son los pleitos, la judicialización de los resultados.
No están, no han estado a la altura de la generosa ciudadanía los políticos ni sus partidos.
Deberemos esperar y seguir escuchando las absurdas peroratas de unos y otros pero, por fortuna, aunque frágiles; contamos con las instituciones que pueden y deben resolver las disputas.

El reto
Para la ciudadanía el reto es que no bajemos el nivel de exigencia, ni el nivel de participación, que es la única forma de garantizar que se respete la voluntad de las mayorías.
Los ciudadanos tenemos que elevar nuestro nivel de participación y exigencia también en la esfera de los resultados que nos deben entregar los políticos y, también; a marcar claramente la línea que divide a los ciudadanos y electores de los políticos y sus partidos, porque en la medida en que no les interese lo que a los ciudadanos nos es importante, no merecen sino que les demos la espalda.

Que la jornada electoral y sus resultados sean para bien de la nación mexicana, que se fortalezca nuestras instituciones y que TODOS hagamos lo que nos corresponde para que México sea una mejor nación para las presentes y futuras generaciones.

 

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2021.
Shortlink: https://ndlb.red/8xh

Comentarios

Translate to