NENIS, Sinónimo De Feminismo Productivo

  • ¡Nena, te mando inbox! ¡Nenas, hoy cierro pedido! ¡Hagan sus encargos nenas!…

Todo inició como alusión burlona, algo así como Lord Calavera o Lady Rayones, que pretenden ridiculizar a la persona. Con cierta similaridad se hablaba de las nenis, por lo que el término resultaba clasista y misógino. NENI, intentaba denigrar a las mujeres que venden productos dentro del mercado informal, sin embargo, todo ha cambiado, es un acrónimo para Nueva Emprendedora de Negocios por Internet, ellas han cobrado relevancia, y ganado respeto: durante la pandemia se convirtieron en el salvavidas económico para miles de hogares, donde el ingreso se vio afectado por la situación de confinamiento, y catástrofe económica, que derivó en la masiva pérdida de empleos.

¿Pero que venden ellas?

Muebles, ropa y calzado de segunda mano; maquillaje, artículos para el hogar, bisutería, e incluso, comida. Vale decir que no solo se dedican a estos rubros, algunas de ellas aunque forman parte del equipo de promotoras de conceptos como Mary Kay, o Nice de México, los usan como parte de su negocio para lograr tener una gama más amplia de productos que vender y así tener una mayor oferta hacia sus clientes. Para ser sincera, nunca dejan de sorprenderme, ya que son innovadoras natas que siempre encuentran una adición que hacer a la lista de productos y servicios: “¡Nenas, tenemos novedades! No dejen de checar los nuevos productos.”

Permítanme explicar su gran importancia para la economía nacional: 25% de las mujeres que trabajan, lo hacen por cuenta propia; la tasa de participación femenina creció 15.7 puntos porcentuales en la última década. Según la investigadora de la UNAM, Tania Meléndez Elizalde, quien se dedica a estudiar el fenómeno laboral femenino, el 62% de las mujeres mayores de 12 años son económicamente activas. Así que, hagamos cuentas y démosle las gracias a este enorme grupo de mujeres productivas.

Surgen durante la coyuntura digital-pandémica, no obstante, datan del siglo XIX, cuando en 1872 Montgomery Ward, y Madame C. J. Walker, se asociaron con las amas de casa para colocar sus productos, a través, de la venta directa-puerta-a-puerta, apoyándose en un catálogo, el cual más tarde daría nombre al concepto: “Ventas por catálogo”.

El trepidante éxito de esta fórmula dio lugar a macro-empresas, como AVON, de David McConnell, en el año de 1892. Hoy por hoy, aunque la actividad es añeja, han nacido nuevas herramientas que han provocado la evolución del término y la actividad, creando, según El Financiero, Entrepreneur, y ADN4, una  “Tribu Urbana”, con nuevos “Anaqueles Digitales” que venden inventarios que permiten solventar sus necesidades básicas. Así, frente a la adversidad y a pesar de ser, en muchos casos, familias monoparentales (una sola jefa de familia) estas heroínas se negaron a convertirse en NINIS, para erigirse, en NENIS… mujeres que enfrentan su futuro y el de sus dependientes económicos.

Actualmente (INEGI) una de cada 3 mujeres, se desempeñan en el mercado informal, es decir, labran su progreso por sí mismas; aprovechan sus relaciones, y perfeccionan sus habilidades dentro del universo de las redes sociales: Ellas son las feministas productivas que son madres y microempresarias, orgullosas de su apodo, NENI.

Por si no fuera suficiente la pandemia; la desocupación laboral; y la desigualdad salarial, el género femenino debe aún, enfrentar a la sociedad patriarcal, mejor conocida como, machismo: en este ámbito lidian con inequidad y dependencia económica; abuso y violencia intrafamiliar; miseria y abandono… proactivas, como son, han encontrado una salida digna por medio del autoempleo, que en la mayoría de los casos, las ha transformado en responsables únicas de su negocio; dueñas de su vida y destino, y en no pocas ocasiones, líderes comunitarias.

Esta revolucionaria tribu es consciente respecto a la indolencia de las políticas públicas, las cuales, prefieren apoyar a los NINIS, olvidándose del gran ejército de luchadoras incansables que día a día deben ganar el sustento de sus hogares, sin embargo, ellas no necesitan de dádivas; saben que el futuro depende de ellas mismas, por la tanto, amplían sus horizontes en busca de nuevos mercados, lo que las obliga a mejorar sus técnicas mercadológicas, quizá sin saberlo.

 

Las NENIS y el Mercado Relacional en las Redes Sociales:

El Relationship Marketing, como pomposamente le llamó Theodore Levitt, (1983) consiste en crear una serie de estrategias: construcción, diseminación y prospección, entre otras, con el objetivo de conquistar a los clientes, y, además, convertirlos en verdaderos defensores de las marcas, es decir, lo que coloquialmente llamamos, “Fans”.

            El Mercado Relacional busca personalizar los lazos amistosos en la relación con el cliente. Su teoría establece que toda persona prefiere tratar con un amigo que con un desconocido; se siente más seguro cuando firma un contrato que lo compromete legalmente, si la contraparte es de su entera confianza. Resultaría evidente asumir que dicha teoría se inspira en estudios científicos de psicología social, sin embargo, es bien sabido que esta materia aprende del empirismo, es decir, de lo que sucede entre las personas y sus acciones dentro de un grupo.

Pues bien, esa práctica es precisamente la que las NENIS llevan a cabo con sus clientes. Su tarea consiste en encontrar una amplia variedad de productos rentables, que sean bien apreciados y resuelvan las necesidades, modas, y aspiraciones de su grupo de amigos, y de los amigos de sus amigos, construyendo eslabones de una  enorme cadena sin fin, que expande exponencialmente su mercado, el cual, promueve en las principales redes sociales (WhatsApp, Facebook, Instagram) donde crea y postea publicaciones divertidas y llamativas que generan gran cantidad de vistas, likes, y reenvíos, que puedan ser fácilmente direccionados a su propia página-catálogo. En su plataforma de internet, es la anfitriona, responde preguntas y aclara dudas en un ambiente relajado de camaradería. Concluida la charla de compraventa, se estipulan los términos de pago, y, entrega, estableciendo de mutuo acuerdo, los pormenores del intercambio transaccional.

Como podemos darnos cuenta, nuestras protagonistas sin Doctorados académicos, realizan las funciones de: CEO´s, directoras generales, gerentes de compras, de inventarios, ventas, relaciones públicas, finanzas, logística y servicio al cliente; webmasters, community managers, asesoras de ventas y repartidoras de productos. Eso sin mencionar que son jefas de familia o esposas proveedoras, educadoras, cocineras, amas de llaves, etc.

En conclusión, lo que me emociona de este movimiento tiene que ver, no solo con ganar espacios dentro de la sociedad patriarcal, sino que, al obtener su independencia económica, no se ven forzadas a sufrir vejaciones, o continuar relaciones tóxicas y contrarias a su desarrollo integral y felicidad.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2021.
Shortlink: https://ndlb.red/8vo

Comentarios

Translate to