Piden padres justicia para su hija, victima de abuso sexual por ex funcionario municipal

Nunca se imaginaron que vivirían una experiencia tan desagradable con la nena como ellos la nombran, pero no se sienten solos.  Sentados frente a la reportera, no muestran desconfianza, son personas de bien, trabajadoras y con la esperanza de que haya justicia.

Los padres de la víctima de abuso sexual, por parte del agresor, el ex funcionario municipal Luis Alonso N, comparten anécdotas de la familia, que revelan quienes son y cómo viven.  Son una familia de cinco integrantes; el papá y mamá trabajan y lo hacen en distintos horarios para nunca dejar a sus hijos solos; una adolescente de 19 años de edad que ya trabaja; un menor de 13 años y la pequeña de 10 años, a días de cumplir 11 años y entrar a sexto de primaria. Según relata la madre, una mujer chaparrita, morena y muy platicadora, “los niños solo quieren jugar y ser libres”.

Son originarios de Veracruz pero ya tienen más de una década en Puerto Vallarta, y muy contentos donde viven, un edificio de departamentos donde tienen los servicios y hasta vigilancia, por eso los niños salen a la calle con confianza a jugar.

El padre con la mirada fija en la ventana de la habitación, recuerda detalles del día que ocurrieron los hechos, el domingo 26 de julio, cerca de las 3 de la tarde, cuando su esposa y la nena salieron a comprar tamales y tacos; después su hija era subida a empujones a un auto.

Reconoce que se siente molesto y pide justicia, cuando escucha que lo iban a dejar libre y lo único que pide es que pague, por lo que intentó hacerle a su pequeña.

Su esposa lo interrumpe y aclara que nunca la dejó sola, que salieron juntas pero su hija fue a la tienda a comprar un refresco, mientras ella compraba la comida. Y fue gracias a que los policías que pasaban, que vieron la inusual escena y descubrieron que había una niña desnuda en el auto, muy cerca de donde estaba su mamá.

Pasada esta experiencia, ambos se sienten felices de no estar solos y tener el acompañamiento de CLADEM y su respaldo legal, aun cuando sus jefes le ofrecen abogados.

Los papás están tranquilos porque saben que ya no están solos en esta experiencia y se preparan para el cumpleaños de la pequeña, ya que el 2 de septiembre cumplirá 11 años de edad, pero ya recibió su primer regalo, que tanto anhelaba y podrá tomar sus clases en casa, una computadora, que le entregó su abogada.  Una niña muy alegre, piel morena y educada y que hoy miles de personas la apoyan.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2020.
Shortlink: https://ndlb.red/6wz

Comentarios

Translate to