El escenario en el tercer distrito

Estamos a horas de acudir a votar este domingo 1 de julio, en unas elecciones que serán históricas, por las expectativas tan amplias que sembró un candidato a la presidencia.

Ante esto, la competencia electoral se centra ya, en los distritos por las diputaciones federales y las fórmulas al senado en los estados, indudable que el triunfo dependerá de los liderazgos de los gobernadores y sus partidos, así como de la movilización que cada candidato o candidata tendrá que hacer para motivar a sus simpatizantes a votar a las urnas, al igual que de la efectividad de la penetración del mensaje de sus propuestas durante su campaña.

El voto se espera sea dividido, creo que en Nayarit es una de las entidades en donde se presentará este escenario y los ciudadanos votarán por diferentes partidos; y es que no debemos olvidar que apenas hace un año, la alianza del PAN-PRD, prácticamente arrasó en las elecciones que llevaron al poder al hoy gobernador Antonio Echevarría García, estando frescas sus estructuras y redes de apoyo en los municipios, lo que puede ser crucial en esta elección.

Tenemos por ejemplo el caso del tercer distrito con cabecera en Compostela, el cual comprende 10 municipios, de los cuales el mayor número de votos, más del 50 por ciento, se concentra en Xalisco, Compostela y Bahía de Banderas, el candidato que gane estos tres, prácticamente tiene la victoria asegurada, que cabe señalar los tres están gobernados por la alianza PAN-PRD, por lo que desde esta óptica, la ventaja la tiene el contador Héctor Paniagua Salazar, que dicho sea de paso realizó una intensa campaña de visitas domiciliarias y de permanente contacto con el electorado, a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

En el caso de MORENA, aunque con mucho entusiasmo y una campaña de llevar el mensaje de AMLO, su candidata Mirtha Villalvazo, joven abogada oriunda de Bucerías, el PT le hizo la mala jugada de postular a su propia candidata con América de la Rosa, lo que le podría restar algunos votos, que podrían ser compensados con la adhesión de importantes liderazgos de expriístas, que llegaron a darle forma a este nuevo partido, ya que antes de eso MORENA no existía, teniéndose la percepción de ser solamente un grupo de activistas anarquistas y testarudos.

MORENA tiene la desventaja de no contar con una estructura definida, lo que podría ser una traba para la movilización en el día de la elección, además de que al ser un nuevo partido que será la primera fuerza electoral el país, está conformada en Bahía de Banderas, por grupos que tienen grandes diferencias y que al concluir la campaña todavía no se han puesto de acuerdo; indiscutiblemente que la principal fortaleza de Mirtha Villavazo, es el posible voto masivo por las siglas de MORENA, aunque para difundir su mensaje, tardíamente se dio cuenta que requería una buena relación con los medios de comunicación, por lo que su contacto con los electores para la difusión de sus propuestas fue su propio muro en las redes sociales. Mirtha no estuvo exenta de una mezquina guerra sucia que todo indica vino del PRI.

En el PRI con José Gómez Pérez, aunque “echan campanas al vuelo” en una campaña en donde claramente se observó el derroche de recursos, le apuesta a Bahía de Banderas y Compostela, en donde financiará todo un operativo de movilización para llevar a su gente a votar; el exalcalde tiene la evidente desventaja del voto antiprí que es una tendencia nacional, de un electorado cansado de la corrupción de los gobernantes, recordemos que el candidato priísta a diputado federal, no salió bien librado de su administración, con fuertes señalamientos de enriquecimiento ílícito.

También se debe puntualizar que la candiatura de José Gómez Pérez, fue resultado de una imposición del CEN nacional del PRI que entonces presidía Enrique Ochoa Reza, lo que provocó una fuerte desbandada en el tricolor de Bahía de Banderas, que se quiso minimizar por el comité estatal, pero que definitivamente le provocará un gran boquete de votos, particularmente de los liderazgos destacados como los exdiputados Omar Reynozo y Héctor Santana. También hay priístas muy institucionales como los exalcaldes y exdiputados, así como los liderazgos formales de sectores y organizaciones, como la CTM y la CROC, que simplemente no se sumaron a su campaña, no se vieron, no lo apoyaron, aunque posen para la foto.

Así la cosas en el tercer distrito en lo que toca a la diputación federal, pero el domingo saldremos de dudas, al final es el ciudadano el que tiene la última palabra. Va.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2019.
Shortlink: https://ndlb.red/k0

Comentarios

Translate to