FISCALIZACIÓN DEL AYUNTAMIENTO DEBE DEJAR DE SER UNA “CUEVA DE LADRONES”

*Eran el “coco” de los comerciantes, ya que los “pillos” a cargo de esta dependencia, cobraban como viles delincuentes el “derecho de piso”, o cuotas semanales para “dejar trabajar” a los negocios

 

Atinada la decisión del Presidente Jaime Cuevas Tello, de poner orden en el área de Fiscalización del Ayuntamiento, que dicho sea de paso era una “cueva de ladrones”, ya que representaba un “jugoso negocio”, al haber cerca de tres mil negocios, fijos, semifijos y aquellos que si están en locales, pero no cuentan con absolutamente ninguna licencia o permiso, que les regule su operación en el ámbito municipal, porque paradójicamente muchos si tienen su alta ante el SAT.

Y es que es que Fiscalización era el “coco” de los comerciantes, ya que los “pillos” a cargo de esta dependencia, cobraban como viles delincuentes el “derecho de piso”, o cuotas semanales para “dejar trabajar” a los negocios, a quienes les expedían recibos sin estar foliados o membretados, esto arrojaba un ingreso líquido de miles de pesos a la semana, todo por la falta de cultura del “comerciante” de no regularizarse o de pagar impuestos municipales.

Los giros negros o sea cantinas, ficheros, table dance, expendios de cerveza, antros y restaurantes, eran una mina de oro con las “horas extras”, pues mejor se arreglaban con “los fiscales” que pagar al Ayuntamiento como se debe, incluso esta circunstancia es una de las principales prácticas de corrupción que daban mucho dinero sin pasar por la tesorería. De ahí que el puesto de “Jefe de Fiscales” era como “sacarse la lotería”, que obviamente de los ingresos había que reportarse con el “jefe” “remember” el Presidente Municipal.

También el comercio “ambulante” debe de ser eso, quitarse y ponerse, esto es una cuestión de reglamentación municipal, chamba de los regidores bien pagados que tenemos, que de no pararla a tiempo representa un grave problema social, ya que ocupan espacios públicos en parques, plazas públicas y calles, que deben ser para el disfrute de las familias, además de ser una clara competencia desleal para aquellos comerciantes que sí pagan impuestos municipales, estatales y al SAT.

Ya existe el antecedente en Tepic en donde tres comerciantes del centro de la capital, se fueron a juicio contra el ayuntamiento y le ganaron, por lo que un Magistrado ordenó el retiro de todo ambulantaje en el primer cuadro de la ciudad. En Bahía tenemos este problema, en Bucerías de plano, hasta construyeron sobre calles, Sayulita no se diga, así como las principales plazas públicas de San José, San Vicente y Valle de Banderas.

No debemos dejar de comentar, que esta situación es también caldo de cultivo para “líderes corruptos” de supuestas organizaciones, que también les cobran a los comerciantes y ellos se arreglan políticamente con el Presidente en turno, o son apadrinados por membretes de partidos políticos, en Bahía de Banderas tenemos el ejemplo claro de esto con “Tony Veneno”, que el que no se arregla con él, nomás no tiene un espacio en todo el centro y la playa; a ver si ahora el Presidente Cuevas se anima a terminar con esta corrupción y complicidad.

Igualmente hace unas semanas en un establecimiento de amburguesas de Valle Dorado, Fiscalización y Tránsito Municipal, hicieron un tremendo “pancho”, un “oso”, al aplicar todo el rigor de la reglamentación municipal a este negocio, “por no estar regularizado”, ya que “tenían instrucciones” de “limpiar” todas las mesas que obstruyeran la vialidad en este fraccionamiento.

Obviamente que esto fue una estupidez, (por no decirle estúpidos a los genios que tomaron la decisión), porque la situación es la misma, cientos de comerciantes tienen sus productos en las banquetas y hasta negocios completos en las plazas públicas; la situación de falta al reglamento es la misma, o se es parejo con todos o no, ya que evidentemente llegar con un intenso operativo con las patrullas únicamente sobre un negocio en particular como fue el caso, claro que hicieron ver al gobierno de Jaime Cuevas como autoritario y prepotente.

Así que esperamos que todo este mar de “corrupción” termine con el ordenamiento del ejercicio del comercio, bienes y servicios, que está impulsado el Presidente Jaime Cuevas con la creación de la Dirección de Padrón y Licencias, que encabeza Angélica María Rodríguez Ramírez, quien a su vez tendrá tres jefaturas a su cargo como lo son la Jefatura de Comercio y Servicios Informal, Ambulante, Fijo y Semifijo, a cargo de Cecilia Pérez Dueñas, así como la Jefatura de Inspección, Verificación y Vigilancia, a cargo de Cuauhtémoc Félix Santana, faltando nombrar la Jefatura de Regulación de Entidades de Comercio, Industria y Servicios Establecidos.

Esto sin duda es un gran avance para regularizar a todos los comerciantes, antes de implementar medidas de “coerción” para que cumplan, pero además que los ingresos que todos estos poco más de 3 mil negocios, formen parte de una recaudación legal y ya no sea la caja chica de unos cuantos bandidos.

Porque ya hay historias que desde el inicio de esta administración, los “muchachitos del Cuau”, andan extorsionando comerciantes, pidiendo mochadas que van desde los “2 hasta los 15 mil pesos” “para dejarlos trabajar”, con amenazas como “o te arreglas con nosotros o te arreglas con la maña”, y si había algún reclamo para ir a acusarlos con el Presidente la respuesta era, “a mí no me va a correr, porque tiene compromisos conmigo, yo le conseguí dinero para su campaña”. Así las cosas con los “angelitos” de Fiscalización. Se les terminó el negocio. Eso esperamos. Va.

 

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2019.

Comentarios

Translate to