El Rector de la UAN Nacho Peña cumple con la gestión de recursos

Por Nayar Araiza López

El SPAUAN fue la punta de lanza en el paro de labores y la exigencia en el pago de prestaciones
Mañana se pagará la primera quincena de enero, anunció categórico el rector de la Universidad Autónoma de Nayarit Jorge Ignacio Peña González, al iniciar el paro de labores que por tres días realizarán docentes y empleados administrativos. Con respecto al aguinaldo, señaló que será el próximo 26, cuando se estaría dispersando únicamente el 50 por ciento de esta prestación, y el resto hasta el 15 de febrero. 
Con esto se comprueba que la autoridad universitaria está cumpliendo con los esfuerzos en la gestión de recursos, lo que hay que reconocerle, porque además refrendó su compromiso de sanear las finanzas y limpiar la nómina de simuladores y de todos aquellos que nada más se presentan a firmar nóminas o pólizas, pidiendo el apoyo de todos para detectar a estos irresponsables.
El paro laboral cumplirá los tres días tal como lo emplazó el Sindicato de Personal Académico (SPAUAN) que dicho sea de paso, fue la punta de lanza en la propuesta del paro de labores en la exigencia del pago de prestaciones y quincena, (el sindicato de trabajadores únicamente se sumó a la propuesta), y que a pesar de los señalamientos, la dirigencia de profesores ha hecho lo correcto para tratar de buscar el beneficio de sus agremiados,  aunque una vez pagados los adeudos, ya no habrá motivo para no iniciar con las clases de manera normal, que suponemos serán después del 26 de enero, una vez que se cubra la primera parte de las prestaciones, (normalmente iniciarían el 22).
Cabe recalcar que esperamos que en realidad la UAN cambie su arcaica forma de “autogobernarse”, terminando por completo con el “control de los tres sectores” y pasemos a una universidad democrática, en donde verdaderamente se tome en cuenta la opinión de los universitarios, desapareciendo todo vestigio de las castas de privilegiados, tanto de docentes como de administrativos, que no devengan sus salarios. 
Resolver quienes fueron los culpables del supuesto desvío de recursos en el sexenio pasado es la asignatura pendiente, así como transparentar las finanzas y limpiar la plantilla, que el propio Rector Nacho Peña lo ha reiterado, que no por culpa de algunos cuantos irresponsables, cargaremos sobre nuestras espaldas el injusto descrédito social, puesto que pagamos justos por pecadores, por lo que no puede tampoco dejarse al arbitrio de los directivos universitarios, el señalar quiénes son estos “aviadores”, ya que son ellos, el origen del ocultamiento de estas personas en sus nóminas, sin tomar medidas concretas contra ellos.
Los trabajadores y docentes, no tenemos la culpa de las malas decisiones que llevaron a la institución hasta este punto, pero además, a quienes critican a la institución sin aportar soluciones, a quienes señalan dolosamente al docente universitario por igual, se les olvida la importante función de la UAN en la formación de profesionistas, atendemos a poco más de 30 mil alumnos en todo Nayarit, que difícilmente tendrían cabida en otro lado, esto por aquellas voces mediocres que sugieren cerrar la universidad o privatizarla; es en la UAN de donde han egresado la mayoría de profesionistas que hoy mueven el Estado en todos los órdenes del quehacer humano.
Retomando el análisis e información proporcionada por el Director de la Escuela de Economía José Ocampo Galindo: “de acuerdo al Presupuesto del pasado 2017 de la UAN, los ingresos fueron  de Un mil 692 millones 868 mil 707 pesos; pero los egresos incluyendo adeudos a ejercicios fiscales anteriores, de corto plazo, (acumulamiento de deudas para sostener el funcionamiento de la universidad) fue de tres mil 70 millones 45 mil 70 pesos; un déficit de Un mil 377 millones 176 mil 363 pesos”. 
“Un ejemplo: tan sólo para cubrir sueldos y prestaciones, los ingresos no alcanzaron, pues  se requirieron Un mil 955 millones 615 mil 516 pesos sin considerar el gasto corriente y otras partidas del presupuesto.

En conclusión, los ingresos subsidiarios federal (casi Un mil 312 millones de pesos) y estatal (245 millones de pesos), así como los ingresos propios (69 millones de pesos)  no fueron suficientes, lo que detonó en la falta de pago de prestaciones de fin de año”. 
Esta es la realidad en cifras de la UAN, pero falta enmendar lo que el Estado y la Federación deben históricamente a la universidad, el subsidio estatal es del 14 por ciento, cuando la media nacional es del 35; hay un déficit de plazas y subsidio al presupuesto anual, porque la SEP ni Hacienda, han reconocido cientos de plazas docentes y administrativas, principalmente en el nivel bachillerato, lo que ha contribuido a generar esta crisis.
Terminar con aviadores, gente improductiva y simuladora, dejar de subsidiar costosas estructuras principalmente de FEUAN y SETUAN, retirar todas las canonjías que tienen la guardería, primaria y secundaria “setuanistas”, ser austeros en el gasto corriente, y hacer que aquellos docentes que detenten tiempo completo de cualquier categoría, cumplan a cabalidad con su carga horaria que marca su contrato, y no las 3 o 4 horas a la semana que acuden (y por eso no se sienten aviadores, que por lo regular, estos últimos, son políticos o funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno en sus tres poderes) marcaría ahorros sustanciales, pero no resolverían el problema financiero.
La solución es el aumento al subsidio estatal por lo menos a la media nacional que es del 35 por ciento, y no el 14 como a la fecha, que la SEP y Hacienda reconozcan las plazas del nivel bachillerato y licenciatura, para que de esta forma a la hora de hacer el cálculo al subsidio federal, aumente y sea acorde en la medida de su crecimiento y real matrícula, así como en sus indicadores, porque a pesar del “linchamiento”, la UAN ha avanzado en investigación, acreditación de programas, posgrados, niveles de titulación, profesores SNI,  etcétera.
Finalmente, no es lo mismo los funcionarios y políticos que tienen tiempos completos o cobran horas en la UAN, pero que no devengan, que aquel docente de aula, que para complementar su gasto, trabaja en dos o tres escuelas, o tiene otro empleo en alguna otra institución, IMSS, CFE, INEA, etcétera, ya que mientras cumpla con su carga horaria, el Contrato Colectivo de Trabajo, no prohíbe tener otro empleo, con eso de que el gobernador Antonio Echevarría dijo: “o cobran aquí, o cobran allá”.
Mucho ojo con eso, no vayan a desencadenar una “cacería de brujas”, contra los de “abajo”, contra aquel que inicia sus clases desde las 7 a las 10, y luego se va a otra escuela de 10 a las 2, luego brinca a otra de 3 a 5, y regresa a la UAN de 7 a 9, y el Sábado trabaja en alguna escuela privada. Esa es la rutina diaria del docente real, y sería injusto que por culpa de vaquetones funcionarios públicos, se les corra de algún subsitema educativo, porque claro que saldrán en dos o tres nóminas de Finanzas Estado.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2019.

Comentarios

Translate to