Comentarios de la Bahía: La UAN ahorrará 500 millones con las medidas implementadas por la Rectora Norma Galván

• Falso que la institución no esté haciendo nada para solucionar la crisis

• Estrictas medidas de contención del gasto cumpliendo con los convenios con la SEP-Gobierno Estatal

• La deuda es heredada, a la actual Rectora le “patearon el bote”

• No hay nuevos contratos desde el 9 de junio a la fecha, que entró la presente administración rectoral

• Se terminan los privilegios al SETUAN

• Ya no se pagarán 300 compensaciones irregulares ni nómina vitalicia a exfuncionarios

Es totalmente falso que la Rectora de la Universidad Autónoma de Nayarit la Doctora Norma Liliana Galván Meza, no esté haciendo nada para solucionar la crisis financiera que recibió, porque hay que puntualizar es heredada, ya que quienes promueven la especulación dolosa, afirmando que las cosas siguen igual, continúan contextualizando el pasado y sus errores con el presente universitario, que es diferente con una administración rectoral comprometida con la trasparencia, porque incluso hasta legisladores hacen señalamientos en tribuna, pero ni si quiera se dan la tarea de investigar en los portales oficiales de la institución o la piden de manera oficial, ya que toda la información es pública.

Cabe destacar que el pasado 4 de noviembre, en el Consejo General Universitario, se aprobó un estricto Plan de Ahorro y Austeridad, medidas extraordinarias de contención del gasto, que en apenas 5 meses de gestión arrojarán una ahorro y optimización de recursos por poco más de 500 millones de pesos y de manera inmediata se garantiza el pago de la nómina hasta el 30 de noviembre, recordemos que estaba previsto terminarse el dinero para el pasado mes de octubre, lo que ya es un gran avance y proeza administrativa, en relación al año pasado, que desde mayo se había terminado el dinero por adelanto de subsidio, estallándose huelgas por los sindicatos.

Estos son los resultados de la gestión de la autoridad rectoral actual, sin dejar de mencionar, que estas medidas de contención del gasto, son del pleno conocimiento de la Secretaría de Educación Pública, consensuadas directamente con el Doctor Francisco Luciano Concheiro Bórquez, quien es el Subsecretario de Educación Superior, entregándose también el documento, directamente en las manos del Secretario General de Gobierno Juan Antonio Echegaray Becerra, ya que como la propia Rectora Norma Liliana Galván lo ha manifestado en reiteradas ocasiones y en los encuentros con los medios de comunicación a la que ha sido invitada por el Gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero, su administración rectoral está comprometida totalmente con una política de transparencia total.

De ahí que se han atendido solicitudes de información de la Universidad, exigida por diversas instancias estatales y federales, pero además también humildemente la propia Rectora ha solicitado la oportunidad de ofrecer resultados, dado el poco tiempo que tiene al frente de la Rectoría; de hecho, la información proporcionada por la institución, ha servido para el avance de las investigaciones de la Fiscalía, lo que en el anterior rectorado se ocultaba.

Resultado de esas acciones, en lo que va de este periodo, se han presentado 54 bajas de personal, entre renuncias y despidos por simulación e incumplimiento de cargas horarias, además de la suspensión de 300 compensaciones de personal directivo innecesarias, incluyendo la eliminación del pago de nómina vitalicia a exdirectores y exfuncionarios, estando también en análisis en conjunto con la Secretaría de Honestidad y Buena Gobernanza, la incompatibilidad de no pocos universitarios que tienen cargos en la función pública y otras plazas en los mismos horarios.

Igualmente se presentaron demandas civiles para recuperación de adeudos y contra Milton Romano, denuncias ante la Fiscalía por falsedad de documentes, además de rescisiones de contratos de renta de oficinas externas y de despachos de abogados, (ahora todos los juicios y asuntos legales, serán atendidos por el Jurídico de la institución) implementando contratos para el uso de instalaciones deportivas y locales comerciales, en los que antes no se cobraba.

Un punto muy importante es que desde el pasado 9 de junio de este año, que fue cuando tomó protesta la actual Rectora, no se han generado nuevas plazas, aún y cuando se emitieron convocatorias, han quedado suspendidos los movimientos tanto de basificaciones como de reclasificaciones, hasta contar con la suficiencia presupuestaria necesaria, que permita el cumplimiento de los derechos laborales que les corresponden por Ley a la base docente.

También la institución sigue una minuciosa revisión del cumplimiento de cargas horarias y se han reforzado los procedimientos para descuentos por faltas no justificadas; es de destacarse que un asunto que causó mucha polémica, son los ingresos que se realizaron en el último año del ex rector Ignacio Peña González, por lo que se está realizando un análisis riguroso de la justificación de los contratos o plazas que ingresaron en el periodo enero-mayo de este 2022, de los cuales algunos ya han sido dados de baja.

Una exigencia de las autoridades era el cambio de modalidad en el IMSS, además de la eliminación de los subsidios del ISR a los trabajadores, que en el pasado fueron presentados como conquistas sindicales, pero que con el tiempo se convirtieron en un dolor de cabeza por su alto costo, sumado a que en la actualidad las jubilaciones se harán en estricto apego a la complementariedad a quienes tienen jubilación IMSS y los contratos colectivos de trabajo; se terminaron el pago doble por este rubro.

Debido a esto, se hizo un ajuste al pago que realiza la Universidad por concepto de subsidio al Fondo de Pensiones y Jubilaciones, incrementándose gradualmente durante el primer semestre del 2022 al 9% la participación al sistema pensionario por parte de los trabajadores y de la Institución, incluyendo a los jubilados, hasta llegar en 2023 al 10% por parte de los trabajadores.

Es muy relevante comentar atendiendo otra observación de la SEP, definitivamente no se otorgará ninguna prestación adicional en los contratos colectivos, que no se encuentre debidamente presupuestada y con un estudio de factibilidad financiera a largo plazo, eliminándose las prestaciones que se encuentran por encima de La Ley Federal del Trabajo.

Otra situación que ha sido muy cuestionada por la sociedad y las autoridades, son el presunto exceso y beneficios al SETUAN, por lo que quedaron suspendidos los pagos de cláusulas a este sindicato a partir del pasado agosto de este 2022, por la no acreditación de su representación sindical ante Junta de Conciliación y Arbitraje, pero además, atendiendo otra observación de la SEP, se establece un plazo de dos años, para definir un nuevo mecanismo de financiamiento para el CENDI e Instituto Mártires «20 de febrero. Dicho esquema de financiamiento debe permitir la desincorporación de estos planteles del gasto institucional, firmándose un convenio para que sean absorbidos por la Secretaría de Educación Pública.

Son bastantes los compromisos y acciones que se están instrumentando, pero estas son las más relevantes, que hay que decirlo, perjudican el ingreso del por sí bajo salario de los universitarios, cada docente de tropa, percibe entre mil a mil quinientos pesos menos por quincena, por lo que este esfuerzo de la planta docente, por haber aceptado las condiciones de la SEP y la exigencia del Gobierno del Estado, debe de ser reconocido y retribuido, con la garantía del pago de sus quincenas y las prestaciones de fin de año, que es un compromiso del Gobernador Miguel Ángel Navarro Quintero, porque estamos pagando justos por pecadores; esperamos que realmente la autoridad, logre encontrar los culpables que hicieron los desfalcos y malversaron los fondos universitarios, que no fueron las bases docentes y administrativas.

Expresamos nuestra solidaridad con la Rectora Norma Liliana Galván Meza, que merece demostrar a la sociedad y las autoridades, que si está dirigiendo bien el barco, porque igualmente “le patearon el bote” como dijo el propio mandatario estatal. Así que los agoreros del desastre, aquellos que desean que la universidad colapse, se quedarán con las ganas, pues las acciones de saneamiento financiero son claras, puntualizando que el Presupuesto de Egresos actual, se aprobó el pasado 2021 en el anterior rectorado, para el próximo año el nuevo presupuesto no tendrá que ser deficitario y sus resultados se verán reflejados a finales del próximo 2023.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2022.
Shortlink: https://ndlb.red/c40

Comentarios

Translate to