Impactan finanzas personales cuando se es consumidor emocional

  • ·         A dicha conferencia asistieron más de 200 estudiantes de las diversas carreras del Centro Universitario de la Costa.

A través de la Coordinación de Servicios Académicos y la Unidad de Tutorías Académicas, del Centro Universitario de la Costa, el Mtro. Carlos Felipe Camba Pérez, secretario de la División de Estudios Sociales y Económicos, impartió la conferencia “¿Por qué las emociones impactan mis finanzas personales?, en el auditorio del Doctor Juan Luis Cifuentes Lemus.

Ante la presencia de más 200 estudiantes, de las diversas carreras del Centro Universitario, que representa el Dr. Jorge Téllez López, explicó que el cerebro funciona de dos maneras: La parte rápida, donde el cerebro trabaja ágil, automático, intuitivo y emocional. Por ejemplo: detecta la hospitalidad de la voz de una persona, determina qué objeto está más lejos.

Mientras que la parte lenta, es racional, lógico, deductivo y estructurado. Por ejemplo: Estacionarse en un espacio estrecho, multiplicar varios números.

Ante estos ejemplos, el Mtro. Carlos Camba explicó la importancia de aprender a tomar decisiones, mediante un análisis de reflexión, para saber en qué momento decir “sí o no”.

Tras proyectar varios videos cortos de empresas exitosas a nivel mundial, dejó en claro que la modalidad de publicidad, no invitan a comprar, sino que proyecta emociones.

En ese sentido, el docente universitario señaló que las emociones juegan un papel importante en la memoria asociativa, que a su vez influye en la toma de decisiones.

“En los eventos que provocan emociones, es más fácil que sé queden impregnados o marcados en la memoria, y estos a su vez, ayudan a tomar una decisión”.

En este sentido, destacó que cuando se toman decisiones en contra, basados en las emociones, y no a partir de la reflexión de si es necesario o no el producto, no se considera la relación de precio y calidad; entonces se vuelve una asociación más subjetiva de las cosas.

“Los precios pueden llegar a ser irrazonablemente más altos, porque no están basados en la calidad de producto, sino en la asociación de la mente en ese producto. Entonces esto puede llegar a tener un impacto muy grande, porque luego me llegará el arrepentimiento al ver el estado de cuenta y la deuda”, agregó.

Por lo general, cuando las compras las hace un consumidor emocional, después se arrepiente de la compra que realizó, debido a que no fue basada en una necesidad, sino en una emoción, finalizó el Mtro. Carlos Camba Pérez.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2022.
Shortlink: https://ndlb.red/azw

Comentarios

Translate to