Ajedrez Político: Energías Limpias, Negocios Sucios.

Por qué Andrés Manuel López Obrador quiere relegar a las empresas productoras de energía eléctrica en México, si son más limpias pues no contaminan y son más baratas?
El argumento en medios de comunicación es que, a diferencia de estas empresas, la Comisión Federal de Electricidad emplea sistemas de producción de energía eléctrica que contaminan más y cuyo costo de producción es mayor.
Y sin embargo Obrador busca relegar a estas empresas generadoras de energía.
Pedro Ferriz de Con, Carlos Loret de Mola y Brozo, han dicho que es inaceptable que México se decida a producir energía eléctrica contaminando el medio ambiente, haciendo a un lado la producción de energía eléctrica limpia y, que México se haya decidido por la energía eléctrica contaminante.
Pero eso no es correcto, desde el sexenio de Ernesto Zedillo la tasa de crecimiento económico del país rondaba el 6%, por lo que se previó que de continuar a ese ritmo, el país necesitaría fuentes adicionales de energía eléctrica, para lo cual se programó la construcción de grandes presas hidroeléctricas que no son contaminantes, por ello en Nayarit se emprendieron los grandes proyectos de la presa El Cajón y La Yesca que hoy están funcionando.
El problema fue que durante los sexenios de los Fox y Calderón, la economía mexicana se estancó por lo que la producción de energía eléctrica en México quedó sobrada, es decir, con excedentes.
A pesar de ello, Peña, buscando la manera de entregar parte del jugoso pastel del sector eléctrico a empresas privadas extranjeras, se inventó la llamada reforma energética con lo que se logró dar entrada a empresas extranjeras productoras de energía eléctrica a través de sistemas renovables y limpios, a las que Peña también les dio prioridad en el pago del suministro de energía eléctrica por sobre la Comisión Federal de Electricidad, así, estas empresas trabajan al 100% y venden toda su energía en México y operan con ganancias multimillonarias en dólares que se van al extranjero, mientras que la Comisión Federal de electricidad tiene que operar muy por abajo de su capacidad total y con una caída en sus ingresos.
Las familias y las empresas mexicanas terminaron pagándole la electricidad a empresas extranjeras. Esto es algo que no te dicen Pedro Ferriz de Con, Carlos Loret de Mola y Brozo.
Por si esto fuera poco, con la pandemia del coronavirus la producción de la economía mexicana cayó, por lo que la demanda de energía eléctrica disminuyó notablemente, así que el tamaño del pastel energético en México se redujo de manera considerable.
Hoy son estas empresas las que reclaman la mayor parte del pastel del servicio de energía eléctrica en México y que López Obrador quiere limitar.

En una carta que escribió el presidente Adolfo López Mateos al pueblo de México, con motivo de la nacionalización de la industria eléctrica, en septiembre de 1960 advirtió
“Les devuelvo la energía eléctrica, que es de la exclusiva propiedad de la Nación, pero no se confíen porque en años futuros algunos malos mexicanos identificados con las peores causas del país, intentarán por medios sutiles entregar de nuevo el petróleo y nuestros recursos a los inversionistas extranjeros».

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2020.
Shortlink: https://ndlb.red/6cp

Comentarios

Translate to