La tragedia de los niños de La Misión, evidencia el colapso de la Seguridad Social

  • Los padres de familia deben tener en donde dejar a sus hijos mientras se van a trabajar
  • Está en manos del Estado y los legisladores federales tomar cartas en el asunto y destinar recursos para la construcción de Guarderías en Bahía de Banderas

Reiniciamos nuestros comentarios en este 2020, con el tema de la terrible tragedia para una familia de trabajadores del turismo, que la semana pasada conmocionó a la sociedad, ya que una joven pareja dejó solos a sus dos hijos, Bárbara y Said, de 3 y 5 años de edad, con la mala suerte de que se incendió su domicilio ubicado en el Fraccionamiento La Misión con los niños adentro, noticia que incluso se difundió en los medios de comunicación estatales y nacionales, por la gravedad de la situación.

Los padres han recibido el apoyo solidario del Presidente Jaime Cuevas Tello, así como de mucha gente que han aportado recursos para la recuperación de los menores, lo que su progenitor de nombre Salvador Pompa López agradeció públicamente a través de un video difundido en las redes sociales, pidiendo rezar por sus hijos y exhortando a algunos reporteros de nota roja, que han tergiversado los hechos, a no especular con su dolor.

Las quemaduras son graves en el 80 por ciento de sus cuerpecitos, con el apoyo institucional los menores fueron trasladados en helicóptero a un hospital en la ciudad de Guadalajara, trascendió que la niña tiene que ser enviada a Estados Unidos de Norteamérica por lo delicado de su situación, por lo que no pocos de sus vecinos, están convocando a través de las redes sociales, para que aporten una cooperación, por los altos costos que implica el tratamiento.

Pero aquí el fondo es que esta tragedia pudo haber no sucedido, ya que si esto pasó, es porque esta pareja de jóvenes trabajadores de la hotelería, no tienen en donde dejar a sus hijos mientras se van a trabajar, que por encima de ser un hecho aislado, es la muestra de que todo el sistema de seguridad social está colapsado, ya que a pesar de que  cada año llegan miles de trabajadores, no se tienen las suficientes instituciones de salud y para el caso, la nula y casi inexistente sistema de guarderías, lo que no debería de ser.

En un municipio con una de las tasas más altas de crecimiento poblacional en el país, en promedio aumenta 8 mil personas anualmente en Bahía de Banderas, principalmente porque llegan a trabajar en la hotelería y la construcción, es una gran contradicción no se cuente con hospitales y un sistema de guarderías suficientes, que esto si es una obligación del Estado mexicano, a nivel estatal y federal, pero también de las empresas, que deben de proporcionar y no escamotear las prestaciones laborales de los trabajadores como lo es el derecho a la guardería.

Ante esta tragedia, los legisladores federales y diputados locales han guardado silencio total, el único que inmediatamente se puso a disposición de la familia fue el alcalde Jaime Cuevas Tello. Claro que es un asunto de la autoridad.  Recordemos que el gobierno de la 4ª Transformación, desestimó y eliminó los apoyos de las guarderías de la antigua SEDESOL, ahí en La Misión había una de estas, que tuvo que cerrar por la falta de este apoyo federal, “el hubiera no existe”, pero de haber seguido operando, seguramente esta pareja de trabajadores, ahí podrían haber dejado a sus hijos.

Cabe puntualizar, que los empresarios del turismo, no pagan las cuotas al IMSS que verdaderamente corresponde a los trabajadores, los dan de alta con uno o dos salarios mínimos, (que dicho sea de paso, tampoco cumplen en la medida del aumento que ya estableció el gobierno federal), ya que trasladan al sistema propinero, el salario que debe corresponder a ellos pagar, y la propina debiera ser precisamente un extra, un incentivo.

Esta “mañosada” del “sistema propinero”, hace que se esfumen ingresos al IMSS e INFONAVIT y al SAT, lo que mantiene ahogadas las finanzas de estas instituciones, cuando de ahí debería salir para que el IMSS preste un servicio decoroso de guardería y no lo subrogue a particulares, como sucede actualmente con las dos o tres estancias infantiles que no se dan abasto en Bahía de Banderas.

Solucionar la alta demanda del sistema de Guarderías, tiene que ver con recursos y con leyes, que corresponden a los legisladores federales y estatales, que repito, están callados ante la tragedia de los niños Bárbara y Said, con leyes que obliguen y sancionen a las empresas que no paguen los salarios reales a sus trabajadores, sin que incluyan el sistema de propinas, que los den de alta con las cuotas que verdaderamente corresponden a sus ingresos, que de no hacerlo, se hagan acreedores a fuertes sanciones económicas, como en los países desarrollados.

Por otra parte, las empresas hoteleras, para que los trabajadores estén callados, sometidos y no reaccionen, incentivan el “sindicalismo de simulación y charro” de las organizaciones gremiales en Bahía de Banderas, otorgando canonjías y cuotas a sus “dirigentes”, que hacen de todo, menos exigir y defender los derechos laborales de sus agremiados, a quienes obligan a afiliarse como requisito para ser contratados en los hoteles, esta es una realidad y corrupción latente, tanto de los empresarios como de los sindicatos. 

Así que está en manos del Estado y los legisladores federales tomar cartas en el asunto y destinar recursos para la construcción de Guarderías en Bahía de Banderas, para que los padres trabajadores, tengan en donde dejar a sus hijos mientras se van a sus empleos, para que ya no sucedan tragedias como el incendio de esta familia, con el terrible resultado de dos niños quemados. Va.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2020.
Etiquetas: , ,
Shortlink: https://ndlb.red/5gj

Comentarios

Translate to