Comentarios de la Bahía: El reto de un verdadero proyecto de Turismo Municipal

• La vocación de Bahía de Banderas, no nada más es de un destino de playa, sino también es rico en vegetación, en montaña, en paisaje, el mercado internacional demanda cada vez mayores atractivos en el turismo que la naturaleza brinda.

• Se puede atraer la inversión hasta la sierra, en donde cada vez más turistas extranjeros visitan, es prioritario impulsar de manera correcta este potencial para que la gente y los pueblos se beneficien; no es una tarea imposible.

• Debe formalizarse un corredor turístico regional hacia la sierra y el valle, ya que Bahía de Banderas, sus pueblos y comunidades rurales, son ricos en tradiciones, gastronomía, cultura y calor humano

No es la primera vez que comentamos este tema, lo hemos hecho al inició de cada periodo municipal, porque sigue siendo una asignatura pendiente, que no ha sido atendida por los alcaldes en turno, en referencia a un área que no se le ha dado la importancia debida en Bahía de Banderas, que es sin duda la de Turismo Municipal, esto porque ante el acelerado aumento poblacional, la obra pública y los servicios han sido lo prioritario para los gobiernos.

Quienes han encabezado esta dependencia, no han diferenciado lo estrictamente “municipal” y el auge de lo que se denominó la Riviera Nayarit en la franja turística de Nuevo Vallarta, Punta de Mita y toda la costa, no se han dado cuenta que los grandes empresarios hoteleros, no requieren ni de promoción, ni de consejos, ni de proyectos del ayuntamiento para hacer crecer su negocio, mucho menos atraer turistas a sus complejos.

En este sentido, los directores de Turismo su función se ha limitado a ser representantes del alcalde en eventos de todo tipo, coronar “reynas” de los ejidos y acudir a las fiestas patronales de los pueblos, colgarse de la promoción turística internacional de los hoteleros, así como la propia que implementa el Gobierno Estatal en común acuerdo con empresarios; en los últimos trienios estas acciones ha sido la constante, simplemente todavía no se aporta nada a un verdadero proyecto de Turismo Municipal.

Bahía de Banderas requiere consolidar su crecimiento y dinamizar su economía desde Mezcales hacia la sierra, en donde los beneficios del auge del turismo alcancen para todos los pueblos, propiciando que también el pequeño y mediano comercio local sea competitivo, para eso se requiere un trabajo conjunto de Turismo con el área de Desarrollo Económico Municipal, dependencia que debe lograr superar el trabajo realizado hasta la fecha, con mucha mayor actividad en la gestión de créditos y la capacitación en la cultura del servicio a cientos de comerciantes y prestadores de servicios.

La tendencia del turismo rural, alternativo o de aventura es la que está ofreciendo oportunidades para las regiones, Bahía de Banderas no está exento de un gran potencial para que materializar proyectos de inversión en esta modalidad de turismo, esa es la magia de este destino, que además del sol y playa, se tiene la gran fortaleza de la sierra, el valle y la montaña, que prácticamente están vírgenes, sin ser aprovechados, obviamente bajo los principios de la sustentabilidad y el respeto a la naturaleza.

El gobierno de Mirtha Villalvazo Amaya, está a tiempo de impulsar estas dos direcciones con mayor intensidad, sería un gran acierto dejar sentadas las bases de un verdadero proyecto de turismo municipal, que podrían aterrizar con la asesoría de las instituciones de educación superior de la zona, con la Universidad Tecnológica, con el Instituto Tecnológico de la Cruz de Huanacaxtle y la Universidad Autónoma de Nayarit, en donde existen suficientes especialistas académicos, que podrían apoyar al gobierno con una propuesta verdadera en este rubro; además que los titulares de estas dependencias tienen que tener imaginación y una gran capacidad de gestión.

Debe formalizarse un corredor turístico regional hacia la sierra y el valle, ya que Bahía de Banderas, sus pueblos y comunidades rurales, son ricos en tradiciones, gastronomía, cultura y calor humano, definitivamente hace falta implementar un verdadero programa de turismo municipal que integre en un gran proyecto ese sabor de pueblo, de gastronomía, de charrería, de fiestas, de historia que tienen prácticamente todos los pueblos.

La vocación de Bahía de Banderas, no nada más es de un destino turístico de playa, sino también es rico en vegetación, en montaña, en paisaje, el mercado internacional demanda cada vez mayores atractivos en el turismo de aventura que la naturaleza brinda, definitivamente que se puede atraer la inversión hasta la sierra, en donde cada vez más turistas extranjeros visitan, por eso es prioritario impulsar de manera correcta este potencial para que la gente y los pueblos se beneficien; no es una tarea imposible.

Los ejidos son los dueños de grandes extensiones de tierra, de bosque y sierra, áreas comunes, que con capacitación empresarial, pudieran explotar turísticamente, creando cooperativas que sean manejadas con las herramientas de la administración y la empresa moderna, indiscutiblemente que es una excelente oportunidad que no han aprovechado, se han limitado a subir su ganado a pastar o a mal vender a empresarios “vivales” su principal activo que es la tierra.

Todos los pueblos tienen su fiesta popular, celebran a su Santo, además de que también todos los ejidos tienen su festejo de su dotación de tierras, estas fiestas populares pueden promocionarse y convertirse en un gran atractivo turístico, porque recordemos también que Bahía de Banderas tiene una gran vocación a la Charrería, prácticamente en cada pueblo hay una Asociación de Charros; si combinamos todos esos factores, claro que pueden implementar un producto turístico popular, en donde se combine la fiesta del Santo, del festejo del ejido, de la charrería.

Estas serán una de las principales tareas para que verdaderamente el Ayuntamiento impulse un plan de turismo municipal y no se limiten a colgarse de lo que hace el gobierno estatal y la Asociación de Hoteleros para promocionar al destino, incluso creo que a ellos les parecería una buena estrategia para ofrecer un producto más, con visitas guiadas, como ya lo hacen algunas empresas turísticas, con la diferencia que no compran ni una botella de agua o un sombrero al comercio local, pues lo tienen prohibido, ya que en los hoteles les venden todos estos productos pero con la diferencia que los fabrican en China.

En la Cruz de Huanacaxtle, los pescadores de la cooperativa, el mercado del mar, también pueden formar parte de una identidad o un producto turístico, con las gestiones necesarias pueden capacitarlos, para que su actividad tradicional, se constituya en un atractivo, que los turistas vean como desde los tiempos prehispánicos, en esta tierra el pescado va del mar a la mesa, además de que los lancheros, también pueden brindar paseos de observación a la pesca tradicional.

Los buzos y ostioneros de Bucerías están en una situación similar; al igual que los ejidos y asociaciones de charros, lo que requieren es asesoría empresarial, gestión de créditos y capacitación, y eso depende de Turismo y Desarrollo Económico Municipal del Ayuntamiento. Reitero, no es tarea imposible, sino un reto para el nuevo encargado del despacho de Turismo Municipal en la presente administración de Mirtha Villalvazo.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2021.
Shortlink: https://ndlb.red/9uo

Comentarios

Translate to