Comentarios de la Bahía: Miguel Ángel Navarro una vez como Gobernador está obligado a rescatar a la Universidad Autónoma de Nayarit

  •  Moralmente tiene un compromiso, más porque cobra una jubilación en la institución
  •  Los supuestos “aviadores” son como “fantasmas”, porque es reiterada esta acusación, pero nadie da nombres ni presenta pruebas
  •  Al 15 de octubre miles de familias de los trabajadores universitarios se quedarán sin ingresos, ya no habrá recursos para el pago de sus salarios y cerca de 30 mil estudiantes suspenderán sus clases

Esta semana iniciaron labores administrativas en la Universidad Autónoma de Nayarit, que en estos momentos, como es conocido por todos se encuentra en una crisis financiera muy complicada, con un plazo fatal para la base trabajadora ya que el Rector Ignacio Peña anunció que el próximo 30 de Septiembre será la última quincena de pago, ya no habrá recursos para salarios y prestaciones, que dicho sea de paso algunas se siguen adeudando; todo esto es una calamidad porque representa altos niveles de estrés para docentes y administrativos, puesto que la inmensa mayoría depende únicamente de este salario para su subsistencia.

Esto significa que al 15 de octubre miles de familias de los trabajadores universitarios se quedarán sin ingresos, por lo tanto cerca de 30 mil estudiantes suspenderán sus clases; sin duda durante los primeros días de su administración Miguel Ángel Navarro Quintero enfrentará su primera crisis social, que será mayúscula, por la trascendencia de la UAN en la sociedad, porque también se afectarán indirectamente cientos de negocios en donde consumen los universitarios, papelerías, tiendas de autoservicios, agencias de autos, restaurantes, telefonía, supermercados, abarrotes de la esquina etcétera, serán millones de pesos los que dejarán de circular principalmente en la capital Tepic, habrá un atrofio de la microeconomía regional.

Ante esta grave situación, resulta mezquino, el claro beneplácito de los enemigos de la UAN, agoreros del desastre que aprovechan esta oportunidad para por “jaque mate” eliminar los liderazgos al interior, (los institucionales y los críticos) que les impiden su intromisión para su control político, que necesitan porque ven a la comunidad universitaria como un jugoso botín electoral, pero que por sus fobias prefieren que la Universidad colapse, sin pensar en las familias que dependen de su empleo y son los que forman a los miles de bachilleres y profesionistas que cada año egresan, que acuden a sus aulas con la esperanza de forjarse un futuro mejor y que de otra forma no pudieran cursar una carrera profesional.

Si bien es cierto, ya es hora de cambiar el sistema de “auto – gobierno” que ampara la autonomía, eliminar los privilegios de algunos grupos y personajes, (a lo que no se animó este Rector que ya se va, y que era una exigencia de la SEP para otorgarle recursos; alargó y alargó los cambios que nunca llegaron), porque el problema no es ni siquiera muchas de esas “canonjías” como el “criticado” subsidio que vía los Contratos Colectivos de Trabajo se otorga a los sindicatos, los clausulados en su mayoría son prestaciones a la base trabajadora, pero los especuladores lo hacen ver como que es dinero destinado a los líderes sindicales, pero ni eliminando estos subsidios incluyendo el de la FEUAN se pagarían dos quincenas.

Tampoco el problema es el polémico tema de los supuestos “aviadores”, que son como “fantasmas”, porque es reiterada esta acusación por parte de los recalcitrantes adversarios de la UAN, pero nadie da nombres ni presenta pruebas, aunque es verdad que sí hay bastantes simuladores, “aviadores funcionales” que no justifican su contratación, lo que es un gran problema que ya tocó fondo, que hasta el propio Rector Peña no hace mucho reconoció que hay gente de más (que no dan clases) y que hacen como que trabajan.

Estos empleados “flojos” son responsabilidad de cada director de plantel o dependencia universitaria, ya que son ellos los que saben perfectamente a quienes tienen en sus nóminas y no cumplen con sus cargas horarias, son precisamente “los directivos los que protegen” a estos cuestionados “privilegiados”, una de las prácticas que indiscutiblemente se debe de erradicar, que será una tarea titánica que ya le tocará al próximo Rector o “Rectora”, ante la inmediatez del relevo en el mando de la UAN; a “Nacho” Peña no le alcanzó el tiempo o más bien no quiso concretar un verdadero cambio.

Ya al final de su administración, el rector apenas implementa medidas para detectar a estos “flojos” e invitarlos al “retiro voluntario”, ante una simulación total de la Auditoría Superior del Estado de Nayarit, que coludidos con funcionarios de adentro de la institución, “quedadores de bien” con los “poderosos” hicieron una supuesta auditoría a las nóminas, pero a la gente que sí trabaja, con la casualidad que en su primera lista, eran puros universitarios considerados “molestosos” al “establishment”, que además criticaron a Miguel Ángel Navarro Quintero durante su pasada campaña, esto es cierto de todas las verdades.

Simplemente no hay a la fecha una verdadera auscultación para detectar “simuladores” en la UAN, esos que hacen como que trabajan, que está muy fácil eliminarlos, ya que la Ley Federal del Trabajo es clara al respecto, empleado que no cumple, se le levantan actas administrativas y se va, a lo que no se han animado los directivos que los tienen y el mismo Rector, que repito ellos saben en donde están y quienes son, sin necesidad de auditorías.

El silencio de los legisladores federales por Nayarit es descarado con respecto al tema, porque son ellos los responsables de la asignación de partidas presupuestales, por lo tanto Miguel Ángel Navarro Quintero, que fue Senador por casi tres años tiene esta asignatura pendiente, ya que ante su cercanía con las cúpulas de MORENA que son la mayoría en ambas cámaras, definitivamente que está latente la percepción de que no hizo lo necesario para concretar más recursos para la UAN, reconociéndole que gracias a su intervención hubo contacto con el titular de la SEP, pero no ha sido suficiente, ya que lo que se requiere son recursos, no relaciones públicas.

Por lo tanto, Miguel Ángel Navarro moralmente está obligado a rescatar a la Universidad Autónoma de Nayarit, más porque cobra una jubilación en la institución, para que el Congreso Federal y el propio Presidente, con quien tiene línea directa, (lo que fue confirmado por el propio AMLO), para que ya como mandatario estatal gestione le destinen recursos para el rescate universitario y cubrir el déficit inmediato, alrededor de 500 millones de pesos, incluso no solo para la UAN, sino unos 3 mil millones de pesos para subsanar también los adeudos a Maestros y burócratas estatales, que están en una crisis similar, además del rescate de un colapsado sistema de salud, dinero que no es una gran cantidad para el Gobierno Federal, más con su política de austeridad y recorte del gasto público.

La crisis de la UAN tiene su origen en la falta de presupuesto estatal, que es apenas del 16 por ciento, cuando la media nacional es del 33 por ciento, de los recursos que un Estado debe otorgar a su Universidad pública, la UAN es la “Universidad del Estado” por lo tanto su total responsabilidad; todos los gobernadores después de Julián Gascón y Roberto Gómez Reyes, abandonaron a su suerte a la institución, en el pasado transfirieron las preparatorias por cooperación de los municipios a la Universidad, pero no fue acompañada de aumento a su presupuesto.

Igualmente, la SEP elude su responsabilidad, históricamente no han reconocido la totalidad de las plazas de educación media, ni las contrataciones (de la gente que sí trabaja) necesarias para cubrir las cargas horarias al incremento de grupos, carreras y planteles, ya que la UAN recibe únicamente un presupuesto para educación superior, pero no en la medida de su crecimiento, indicadores y estándares de calidad, de ahí mismo se financia las preparatorias.

Es como un padre de familia, que al inicio de su matrimonio tiene únicamente un hijo, con el tiempo procrea otros tres, pero él sigue ganando el mismo dinero con los efectos negativos de la pérdida del poder adquisitivo del salario; esta situación en la UAN ha hecho una bola de nieve, que se complica con el pago al personal jubilado, ante un descapitalizado fondo de pensiones, otra situación urgente que debe solucionarse.

El discurso presidencial desde el inicio ha sido que habrá recursos como nunca antes para la educación, pero en tres años no lo ha demostrado en los hechos, no se han notado para las universidades públicas, por el contrario recortaron los fondos adicionales; el Presidente AMLO pide cuentas claras y ha reprochado los cacicazgos universitarios que controlan las instituciones de educación superior estatales, aun así, en la UAN no hay nada que no pueda solucionarse, es cuestión de voluntad política de los sindicatos, la FEUAN y la comunidad universitaria, que ya dieron muestras de avance, pero el principal, indiscutiblemente de Miguel Ángel Navarro Quintero, que entra el 19 de Septiembre y al 15 de Octubre, enfrentará la paralización de las actividades universitarias con otra posible huelga, ante la falta de pago de los salarios.

Yo espero que la FEUAN y los sindicatos, salgan a las calles a protestar en una gran marcha exigiendo estos recursos que les corresponden. Finalmente, la Universidad Autónoma de Nayarit, es el proyecto social más importante en la historia del Estado, ahí estudian los hijos de la clase trabajadora, hay que puntualizar que su crisis es financiera, más no académica, ya que actualmente está en su mejor momento en estándares de calidad y el desarrollo de Nayarit, no puede concebirse sin la presencia de la máxima casa de estudios. Va.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2021.
Shortlink: https://ndlb.red/9d9

Comentarios

Translate to