Mirtha Villalvazo, una diputada del pueblo

Bahía de Banderas.- De Bucerías a la Ciudad de México y de la Ciudad de México a todo el municipio de Bahía de Banderas, todo el tiempo es un ir y venir para Mirtha Villalvazo quien representa un papel muy importante para su comunidad y por su puesto para nuestro querido Nayarit: ser diputada federal del Distrito III en el Congreso de la Unión, pero más allá de eso, el de escuchar y apoyar a sus vecinos y paisanos.

Mirtha tiene una agenda de trabajo muy apretada, aún así se da el tiempo necesario para atender a su familia conformada por sus dos hijos, quienes seguido la acompañan, o para visitar a sus padres, para convivir con sus amigas y amigos, y sobre todo, para conocer lo que le duele al municipio en el cual creció: Bahía de Banderas.

Ella no entiende de formalidades cuando de hablar con su gente se trata, las personas menos, pues para ellos es común saludar a la mujer que conocen desde niña con solo gritar su nombre en plena calle. Ella enseguida detiene su paso, da la vuelta y saluda a esa vecina o vecino, aunque las medidas por Covid-19 le impiden tener contacto físico y saludar de mano o  con un caluroso abrazo que se dan los amigos cuando se encuentran por la calle.

¿Cómo te ha ido? ¿Cómo está fulanito? ¿Ya se arregló tal cosa? Son parte de las preguntas que, con una sonrisa, les hace a los vecinos de los que sabe sus nombres, así como ellos saben que pueden acercarse para contarle sus problemas porque no solo los escucha, sino que trata de ayudarlos a resolverlos.

Ahí, “en corto”, Mirtha le pide a la gente que colabora con ella lo comunique con el funcionario que posiblemente le dé una respuesta a sus demandas, que le pase la información que necesita o incluso ella misma saca su celular y habla con algún amigo o conocido para que la oriente y así poder darle una respuesta a ese vecino o vecina.

Luego continúa su camino por los distintos rincones de Bahía de Banderas, le gusta conocer de raíz lo que aqueja a la gente, camina por las calles destrozadas cuyo empedrado tiene mucho más años que ella, sabe que en tal colonia no hay luz ni agua; y sabe en cuál comunidad hay más hambre y les lleva desde pan y leche, hasta un plato de birria. Y a todos sus habitantes los saluda como si hubieran ido juntos a la escuela.

Mirtha también sabe que necesita de otras personas para lograr los grandes cambios que desea, por ello las personas responden de la misma forma, así, es común verla reunirse con empresarios y profesionistas, hasta con la gente más humilde, quien le “echa la mano” ya sea cocinando o repartiendo la comida, pues saben que esa mujer que ahora los representa podría llegar más lejos. No por nada por las calles de Bahía ya se dice que “Esta Morena es la buena”.

Por todo lo anterior, Mirtha Villalvazo se ha ganado la confianza del pueblo, su pueblo, al que a decir de ella misma nunca se alejaría de él porque sería como perder una parte de sí misma.

Este contenido esta protegido por los derechos de autor y de propiedad intelectual. Se prohibe la copia, transmisión o redistribución del mismo sin autorización por escrito de Noticias DLB. Todos los derechos reservados copyright 2021.
Etiquetas:
Shortlink: https://ndlb.red/844

Comentarios

Translate to